jueves, 30 de diciembre de 2010

Zipy Beetle, musica para tus oído

Los reproductores de música portátiles son un regalo tecnológico bastante socorrido para estas fechas. Adolescentes o deportistas que no quieren arriesgar sus mejores equipos son los destinatarios perfectos para modelos básicos como este Zipy Beetle, un reproductor de música que tiene una memoria interna de 4 GB y que además viene completito con un altavoz portátil muy compacto.

Uno de los puntos fuertes de este el Zipy Beetle, además de lo compacto que resulta, es su autonomía de 20 horas en modo música. Pese a su tamaño, se ha incluido una pantalla LCD elemental para que con ayuda de las etiquetas ID3 de las canciones, podamos tener control sobre lo que estamos escuchando en cada momento.

Este equipo es capaz de reproducir canciones en MP3, WMA y WAV, se conecta vía USB al ordenador para traspasar los archivos o recargarlo, pero no se ha incluido radio FM, un pequeño fallo que deberían resolver.

LG Xnote P210, es el tiempo de las netbooks pequeñas

Lo queramos o no, la salida del MacBook Air ha abierto la veda de las netbooks de entre 11 y 13 pulgadas. No es que no existieran antes, pero ahora son más populares gracias o no al equipo de Apple.

El nuevo LG Xnote P210 se estrena con una pantalla de 12.5 pulgadas pero que por el diseño reducido de su marco, le permite ocupar prácticamente lo mismo que uno de 11.6 pulgadas como el de Apple. También el interior es más exclusivo, con un chip Intel Core i5 a 1.33 Ghz que puede llegar a los 1.86 Ghz.

Completan su hoja de características la memoria RAM de 4 GB, el disco duro de 320 GB y una batería que promete aguantar hasta las 5.5 horas en funcionamiento. El peso del equipo no llega a los 1.25 kg.

En cuanto al precio, en Corea se empezará a vender a partir de 1.000 dólares.

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Thrustmaster T 500 RS, el timón para Gran Turismo 5

Al Thrustmaster T500 RS se le esperaba desde unas cuantas semanas, cuando salió tímidamente a la luz. Ahora ya es oficial y conocemos sus características y especificaciones al completo.

Llamará la atención sobretodo por su precio, que se eleva hasta los 500 euros para Europa. Sí, habéis leído bien. Si ya nos sorprendían los 300 euros del Logitech G27, el nuevo Thrustmaster T500 RS se lleva la palma y se posiciona como uno de los periféricos más caros del mercado. Pero claro, lo que nos ofrece también está a la altura de lo mejor.

Para empezar, el volante es de 30 centímetros y permite giros de hasta 1.080 grados, esto es, tres vueltas completas del volante. Cuenta, como no podía ser de otra forma, con tecnologías Feedback que intentarán ofrecer el mayor realismo posible junto con lo que desde Thrustmaster denominan H.E.A.R.T HallEffect AccuRate Technology, que viene a ser un sistema similar pero en la misma dirección del nuestro vehículo. Detrás del volante están un par de palancas metálicas que harán las veces de cambio secuencial, dejando de lado la palanca de cambios, que no tiene.

Luego, los pedales del T500 RS también intentan ser lo más realistas posible. Son totalmente independientes del volante, metálicos y ajustables en dos posiciones, una que dicen ser para F1 y otra para simuladores de coches más convencionales como podrían ser los incluidos en Gran Turismo 5.

Es precisamente para este título, para Gran Turismo 5, para el que el Thrustmaster T500 RS ha sido creado. Cuenta con el beneplácito de Polyphony Digital, desarrolladora del juego, y de hecho recientemente lo han anunciado dentro de su menú.
 
video

Y no, la butaca no está incluido, aunque con esos precios ya podían meterlo en el pack.

martes, 28 de diciembre de 2010

Mercator: Una PC al alcance de tus manos

Cuando nadie lo espera aparecen algunas novedades tecnológicas que parecen salir de las más imaginativas películas de ciencia ficción

Conoce a Mercator, a primera vista, una pulsera sin muchas pretensiones, pero que es el proyecto de una computadora capaz de realizar múltiples tareas, que usa nanotecnología y holografía para hacer más fácil la vida de sus usuarios.

El dispositivo es un proyecto de la empresa de diseño Kingyo. El equipo combina alta tecnología para servir de apoyo a personas que son tan rehenes de la vida moderna que no pueden perder tiempo accediendo a una notebook para realizar tareas simples como chequear emails, conocer la previsión del tiempo, hacer tu lista de compras y mucho más.

La intención de esta pulsera no es sustituir a las notebooks, netbooks, pda, tablets ni a las computadoras de escritorio, sino, ser un apoyo para el día a día de cualquier ciudadano atareado.

Mercator hace uso de proyección holográfica de imágenes, nanotecnología y nanomateriales como un nuevo procesador de AMD. Todo esto se combina en una pulsera simple que puede ser cargada en la muñeca como una pulsera convencional o un reloj.

Control de la salud

Además de las funciones citadas arriba, Mercator tiene la capacidad de prestar información sobre la salud del usuario, informando los latidos cardíacos, mostrando una curva de signos vitales y emitiendo un mensaje avisando si todo va bien o no con tu cuerpo.

Agenda

La vida moderna es cada más vertiginosa, de eso no hay duda. Cada vez más personas tienen menos tiempo y terminan perdiéndose en medio de tantos compromisos. Mercator, llevará en la muñeca todas las tareas que necesitas llevar a cabo.

Mapas

Para quien se desplaza diariamente por la ciudad o suele viajar a distintos lugares, Mercator también cuenta con un sistema de mapas que indican tu localización y te permiten encontrar rápidamente las calles y lugares cercanos de donde te encuentras.

Mercator todavía no es realidad y estas son sólo algunas de sus funciones. Pero sin dudas apunta hacia una dirección interesante, de la interacción entre varias vertientes de la alta tecnología con el objetivo de facilitar la vida humana..

Smartphones Liquid y Liquid E de Acer

Los smartphones Liquid y Liquid E de Acer ya han disfrutado de su éxito en el mercado, debido a una excelente relación calidad-precio. El principal defecto de estos equipos residía en los plásticos utilizados para la construcción y el defectuoso acabado. No obstante, Acer corrigió sus errores con Liquid Metal: un modelo completamente renovado.

Este Liquid Metal muestra un acabado perfeccionado, y una buena calidad en los materiales. Si el diseño no cambia mucho (sólo la pantalla, que adopta una forma curva), sus colores son más bien "clásicos" y sus uniones no hacen ruido, como antes. Estamos en presencia de un equipo compacto, sólido, reforzado por una pequeña placa de metal en la parte posterior, para proteger la batería.

Liquid Metal está equipado con una nueva plataforma Snapdragon MSM7230 a 800MHz, un chip gráfico 205 y un módem el doble de rápido en descargas 3G+ (HSDPA a 14,4 Mbits/s). Este teléfono funciona, además, con Android 2.2, una versión que Google optimizó en términos de velocidad de ejecución. En comunicación 3G y 3G+, el nuevo módem de este Liquid Metal rompe récords, alcanzando un promedio de 4,8 Mbits/s. Mejor que el iPhone 4.

El teléfono también rompe todos los récords en autonomía: ¡11 horas y 30 minutos en comunicación!, 5 horas en navegación 3G y 10 horas en la reproducción de video. Cifras impresionantes que hacen de este teléfono el más autónomo de los smartphones con Android.

Por último, en Liquid Metal encontramos la nueva interfaz de Acer. Esta interfaz ofrece una excelente ergonomía, y está llena de nuevas ideas para mejorar la experiencia del usuario.

También, Acer sacó la edición especial de Ferrari del Liquid Metal, les dejo algunas fotos para que lo aprecien.


Smartphone LG Optimus 7 Q

LG sigue poniendo toda su confianza en Windows Phone 7, y presenta su smartphone LG Quantum, más conocido como LG Optimus 7 Q.

El Optimus 7 Q, es el hermano menor del ya conocido Optimus 7, y está enfocado principalmente al mercado corporativo, contando con un teclado QWERTY completo deslizable lateral y el nuevo sistema operativo móvil de Microsoft, el Windows Phone 7.

Con solo un ligero vistazo se puede deducir que el Optimus 7 Q está destinado a la comunicación social, teniendo y brindando todo lo necesario para proporcionar una conexión constante y acceso a internet. El teclado full QWERTY y el procesador Snapdragon parecen ser ya un requisito mínimo para los equipos con Windows Phone 7.

El Optimus 7 Q seguramente logre cautivar a aquellas personas que buscan encontrar en un smartphone con Windows Phone 7, las mejores herramientas para simplificar el trabajo del día a día. Con tareas como la edición de textos, redacción de e-mails y documentos, este equipo posee todo lo que un ejecutivo necesita.

La pantalla es de 3,5 pulgadas, touchscreen, con resolución WVGA 800 x 480 píxeles, cuenta con Bluetooth 2.1 y Wi-fi. La memoria interna es de 16 GB y se pueden obtener fotos de muy buena calidad gracias a los 5 megapíxeles de la cámara integrada con flash LED, además graba videos en HD 720p y pesa 176 gramos. Sus dimensiones son de 119,5 x 59,5 x 15,22 mm

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Notebook Samsung QX310, una opción nada despreciable

La marca Samsung nos sorprenderá otra vez con su QX310? Esta máquina portátil de 13,3 pulgadas es muy atractiva, al menos en los papeles. Se trata de un equipo ultra portátil de alta gama. Su diseño es de calidad, y la comodidad de utilización es una de sus características. El Teclado chiclet ocupa bien su lugar y los reposa mano están ligeramente elevados, lo que permite que los dedos se adapten naturalmente a las teclas.

En cuanto a su potencia, sólo algunos juegos muy pesados podrán causar algún problema. El resto no: ya sea para el uso de las aplicaciones diarias, la edición de fotos o la edición de vídeo, el procesador Intel Core i5-460M (doble núcleo/ cuatro threads a 2,53 GHz) y los 4 GB de memoria son recursos más que suficientes para cualquier tipo de utilización.

La batería de litio incluida bajo la carcasa, soporta alrededor de 4 horas y 15 minutos de uso continuo, lo cual es bueno, teniendo en cuenta el número consignado por la misma (58,6 watts de consumo máximo). Además, será muy fácil ganar casi una hora supplementaria manipulando los perfiles de Windows, cortando la conexión Wi-Fi y reduciendo el brillo de la pantalla.

Samsung no decidió apostar a la capacidad del disco rígido, y sobre todo, a la velocidad de rotación del mismo. No hay más que 320 GB para almacenamiento de datos (o sea, 280 realmente utilizables). La potencia relativa de tarjeta gráfica es suficiente para descomprimir un flujo Full HD (películas en formato MKV).

Con respecto a la luminosidad, es de 212 cd/m2, algo que está muy bien, pero la tasa de contraste es sólo de 526:1. Los negros son luminosos y esta sensación es acentuada por la pantalla brillante. Sin embargo, esta QX310 es capaz de proyectar su contenido en una pantalla de televisión, gracias a la entrada HDMI, oculta en el lado izquierdo de la máquina.

lunes, 20 de diciembre de 2010

LG sigue sus mejoras en la tecnología LED

Muchas marcas aprovechan estas semanas previas al CES 2011 para anunciar qué nos enseñarán por Las Vegas. LG es una de ellas, y el año del 3D en los televisores, lo acaban anunciando mejoras en sus pantallas para conseguir una mejor imagen, que al final es de lo que se trata en los televisores ¿verdad?

Su apuesta para el año 2011 será potenciar la tecnología Nano FullLED de la que ya nos adelantaron modelos en la pasada feria IFA 2010. Para el evento de Las Vegas tienen previsto anunciar dos nuevos televisores, los modelos LW9500 y LW7700 que ya han enseñado en Nueva York esta semana. En ellos, lo más destacado, además del diseño, es la tecnología TruMotion 480 Hz, llamada a mejorar la imagen y brillo en los nuevos paneles hasta límites en que el usuario se sienta plenamente satisfecho, distribuyendo de forma uniforme la retroiluminación en todo el panel.

Y por supuesto no faltará la compatibilidad con señales 3D, a las cuales podremos convertir las imágenes 2D mediante un conversor interno, características que nos parece inútil siempre.

viernes, 17 de diciembre de 2010

Meizu M9, el smartphone chino

Lo anticipamos allá por el mes de agosto, y ahora tenemos confirmación oficial de las estupendas especificaciones que adelantamos sobre el Meizu M9, además de la presentación del teléfono en sociedad, que recordemos toma robadas algunas ideas de iPhone 4 para llevarlas a Android.

La marca china ha estado jugando con anterioridad a copiar diseños de Apple para la confección de sus dispositivos, pero en esta ocasión ha decidido quedarse con una de las características más especiales del último teléfono de Apple, la misma resolución de pantalla que Retina Display.

Ambos teléfonos comparten los 960×640 píxeles en una pantalla de 3.5 pulgadas, lo que no sabemos es si calidad estará a la altura, pero todo apunta a que será muy buena teniendo en cuenta que son las pantallas ASV de Sharp.

En la parte de proceso tampoco han escatimado, todo lo contrario, ya que se apuesta por el mismo hardware que tiene el Samsung Galaxy S, conocido como S5PC110, y con mucha guerra que dar todavía.

Estará disponible en versiones de 8 y 16GB, ampliables a 32GB mediante tarjeta microSD. También es importante informar sobre la posibilidad de grabar vídeo en formato 720p con la cámara de 5 megapíxeles que incorpora.

El Meizu M9 aparecerá en el mercado chino el 25 de diciembre, y dadas sus atractivas características no me parece complicado que termine apareciendo por otros territorios, aunque sea en forma de importación (soporta redes 3G GSM).

Resto de especificaciones técnicas:
  • Dimesiones: 59.8 × 113.0 × 11.2mm
  • Peso: 123 gramos
  • GSM/GPRS/EDGE/WCDMA/HSDPA/HSUPA
  • Batería de 1370mAh
  • Bluetooth 2.1, WiFi n
  • Android 2.2 con una personalización por parte de la propia Meizu.

jueves, 16 de diciembre de 2010

Epic Mickey para Nintendo Wii, una pincelada de imaginación

Los 80 años de edad que celebra Mickey, uno de los iconos de la industria del entretenimiento más conocidos de nuestro planeta, encierran un sinfín de anécdotas e historias. Junction Point trata de plasmar en Epic Mickey cada pequeño granito de arena que el ratón dejaba tras de sí a lo largo de su dilatada carrera con un videojuego único en el catálogo de Wii. El tributo que Warren Spector ha creado supera las barreras tradicionalmente impuestas por las consolas, a años luz de cualquier otra representación que hayamos conocido en el pasado. De nuevo, la sobremesa de Nintendo se encarga de poner el punto sobre la i en cuanto se refiere al arte sumergido en aguas del ocio electrónico.

Ser una de las figuras más reconocidas del mundo del entretenimiento tiene sus ventajas y sus inconvenientes: la relevancia mediática está asegurada, pero no la calidad del mensaje o la fidelidad a determinados conceptos morales. Mickey representa todo aquello que debería formar parte de la educación básica de cualquier ser humano nacido en la era moderna: es curioso, noble, inquieto. Nunca le veremos sin su eterna sonrisa a cuestas, jamás dejará en la estacada a uno de sus compañeros. Walt Disney creó el concepto de la mascota por antonomasia con el único objetivo de llevar una pizca de ilusión y de vitalidad a comienzos del siglo XX, época tumultuosa donde las haya, carente del color con el que hoy enfocamos el día a día. El ratón, nacido para endulzar la amarga perspectiva del futuro de aquel entonces, nunca se preocupó por cumplir los códigos morales que hoy forman parte inexorable de la industria de la animación. Sólo buscaba contar una historia que transmitiese un mensaje, escrito éste por su padre espiritual.

No se alejó Mickey de la senda marcada por su patriarca hasta finales de la década, momento que coincide con la desgraciada metamorfosis de Disney como entidad. No sólo cambiaría él, su imagen, su concepto original, sino también parte de la esencia que se le había imprimido como icono de una generación. Hubo una época en la que este hecho fue motivo de debate entre los círculos de especialistas en el mundo de la animación, aunque no dejaba de ser una muestra más del cambio generacional que se produjo en algún momento indeterminado de la Historia reciente. Mickey dejaba de ser una figura con carácter propio para limitarse a ser visto como la imagen residual más apropiada para dar salida a productos infantiles, con pocas ganas de invitar a la reflexión, tanto de niños como de adultos. Ahí está la calidad de sus películas para atestiguar lo aquí expuesto.

Sin embargo, puede que los tiempos hayan cambiado, pero no la memoria ni los recuerdos que pululan por la red en forma de retrospectiva. Warren Spector quiso ver en Mickey un personaje adecuado para convertirse en el protagonista de su última aventura, saltando de mito en mito, con la firme convicción de poder devolverlo al lugar que le pertenece por tradición. Creador de dos licencias atemporales como son Deus Ex y System Shock, el artista apenas tuvo inconveniente para conseguir la autorización de Disney, tan preocupada como siempre en evitar que se mancille el nombre de sus figuras míticas de manera alguna. Después de pasar varios años ponderando toda clase de fórmulas para comenzar a desarrollar su nueva obra, Spector anunciaba formalmente su cometido como director de un título exclusivo para Wii. Con una marcada tendencia steampunk (mundos bañados por el vapor, la maquinaria pesada y por criaturas de pesadilla), distinto y único, Epic Mickey fue visto como la oveja negra dentro de una manada de animales que siempre caminan en la misma dirección.

Para dar forma a un concepto tan abstracto como éste se toma como punto de partida la esencia tradicional de la que hablábamos anteriormente, ésa que se puede palpar e incluso respirar en sus primeras apariciones, (Steamboat Willie, Clock Cleaners). Epic Mickey nace de la querencia de devolver al ratón al lugar que le pertenece, en una propuesta que se origina a medio camino entre las mentes pensantes de Junction Point y de The Walt Disney Company. Ahora que la mascota cumple 80 años, ¿qué mejor manera de reivindicar su papel que otorgando nuevos rasgos a su personalidad a través de historias que no se conforman con clichés y tópicos manidos? Puede que sea una maniobra arriesgada, quizás incluso descabellada para cierto sector de su amplia masa de aficionados, pero al menos pretende ser original, creativa. Eso que solemos llamar un soplo de aire fresco.

No cabe la menor duda que la carta de presentación de Epic Mickey es, si no la mejor, una de las más prometedoras del catálogo de la sobremesa de Nintendo. Spector apuesta por ofrecer una buena dosis de nostalgia escondida bajo el disfraz de un título que no se deja nada en el tintero –y nunca mejor dicho- en cuanto a nivel visual/estético/artístico se refiere, aunque sí en el plano jugable. La épica aventura del ratón comienza una mañana cualquiera, cuando sin quererlo se convierte en una pieza fundamental para completar el puzle que representa la oscura tierra de Wasteland –Páramo en la edición española-, hogar de los dibujos animados secundarios, de los desechos que los grandes creadores no consideraban válidos para formar parte de sus grandes obras. Es el comienzo de una aventura realmente épica que cumple dos objetivos: trasladar al jugador a un mundo de fantasía sin hacer de la travesía un mero trámite, sino más bien todo lo contrario.

Como podrá ver el lector, es inevitable fundir distintos apartados jugables dentro del análisis específico de cada uno de ellos. El argumento está íntimamente ligado con la parte artística, que básicamente alarga sus tentáculos en todas las facetas de importancia que un título de este calibre puede ofrecer a medida que avanzamos en su contenido. Sucede otro tanto de lo mismo con la jugabilidad, dividida en tres ramas fundamentales. La primera invita al jugador a probar las mieles de la exploración en 3D como si de un plataformas moderno se tratase. La  segunda se hace eco del uso de un pincel que permite borrar o pintar determinadas áreas de los escenarios que visitamos. La tercera es aquella que presenta la aventura en 2D, empleando como telón de fondo alguno de los cortos clásicos que el ratón haya protagonizado cuando todavía era un bebé que experimentaba con nuevas formas de entender el mundo de la animación. En todas ellas predominan otros dos aspectos de importancia: la ambientación, que describíamos anteriormente como opresiva y oscura (insistimos en este hecho por las connotaciones que implica), y el concepto de tributo que hemos descrito largamente en párrafos anteriores.

La piedra angular de la jugabilidad es el uso del pincel. Éste permite dos usos fácilmente comprensibles: de una mano, la tinta azul con la que dibujamos las partes del mundo que se borraban por culpa del propio Mickey ante el uso excesivo del disolvente; de la otra, el susodicho disolvente con el que borramos elementos de la decoración. La utilidad que tiene este sistema en la práctica no dista demasiado de la noción que se puede intuir ante su propia descripción. Existen escenarios en los que es imprescindible lanzar un poco de tinta a una zona específica (un puente, por ejemplo) para acceder al siguiente sector, mientras que en otros es aconsejable probar suerte con el disolvente para descubrir zonas ocultas que esconden tesoros secundarios de gran interés: billetes, chapas (o pins), películas, partes robóticas de Goofy…

El pincel mágico no representa la quintaesencia de la imaginación tal y como se había expuesto en las campañas de promoción que han ido apareciendo desde el momento del anuncio oficial hasta hoy. Si en ellas se explicaba que ‘todo’ puede ser retocado en pos de las querencias de los jugadores, lo cierto es que en la realidad existen zonas específicas para su uso, tan sólo hay algunas en las que resulta totalmente imprescindible para poder seguir avanzando. Las zonas de exploración en 3D recuerdan a las de grandes iconos del género (Conker Bad Fur Day, Banjo & Kazooie), aunque a la hora de la verdad el título no termina de carburar por determinados problemas relacionados con la jugabilidad, esto es, con la parte relacionada con el control y la cámara que se emplea para visualizar a Mickey dentro de su contexto jugable.


Los problemas del tributo

Las taras de Epic Mickey vienen impuestas por su propia jugabilidad. Donde la parte visual destaca por méritos propios, existen algunos elementos que no terminan de encajar en la parte jugable, entre los que destaca por encima de cualquier otro la cámara. Sobra decir que se trata de un problema del que han adolecido tantos y cuantos videojuegos en el pasado, aunque no por ello deja de ser relevante a la hora de enfocar el siguiente obstáculo que debemos superar. Parece que Spector ha querido otorgar una esencia cinematográfica al título que se puede oler desde los primeros compases de juego, pero que no siempre funciona adecuadamente por no situarse en el lugar adecuado. Con la cruceta digital se puede corregir su posición, pero en determinados casos la cámara se bloquea o se sitúa justo donde menos beneficia al jugador.

Este hándicap empaña el buen resultado que ofrece el sistema de obtención de experiencia (por así llamarlo), la posibilidad de elegir cómo queremos que Mickey evolucione, etcétera. Se da una situación parecida con la organización de algunos escenarios, un tanto caótica, lo que no permite tener una idea cristalina de qué pasos debemos seguir a continuación. Mientras que el resto de aspectos encajan perfectamente para mantener el engranaje construido por Junction Point en esta ocasión, estos puntos que hemos destacado no logran estar a la altura de las expectativas. A veces es el ritmo de partida el que falla (con poca novedad durante un plazo de tiempo demasiado elevado), mientras que otras es la cámara la que logra sacar de quicio al usuario. Pequeños hándicaps que han de ser tomados en cuenta para valorar el contenido que Epic Mickey ofrece, si bien no son definitorios para frustrar las buenas sensaciones que transmite el juego en el global.

Visualmente impresionante

Poco se puede criticar de la parte visual o sonora (esta última, por cierto, ha corrido a cargo de James Dooley, mano izquierda de Hans Zimmer), por no decir todo lo contrario. Epic Mickey establece un nuevo listón técnico en la consola dentro de lo que representa su ambientación steampunk, alejada del colorido al que nos rendimos en el caso de Mario Galaxy. Destaca el cuidado de las animaciones (uno de los principales temores de Warren Spector, donde es evidente que ha centrado gran parte de la dedicación del equipo de programación, que ha contando con la ayuda de Pixar), así como el estilo que se emplea para ilustrar los escenarios, la variedad de los mismos, los personajes secundarios y, en fin, prácticamente todo elemento que forme parte del aspecto visual del título. Durante las primeras páginas de este análisis se hace especial hincapié en esta cuestión, parte fundamental para entender el plano artístico, y como suele ser habitual en estos casos resulta bastante complejo transmitir la grandeza del título en este sentido empleando palabras llanas.

Respecto al trabajo de Dooley, probablemente la faceta más impresionante del título, sólo cabe aplaudir la selección de melodías, perfectamente orquestadas y muy acorde con la temática tradicional que impone la ambientación steampunk. La música contribuye a situarnos dentro de un mundo de características poco comunes, toda vez que se omite cualquier importancia que pueda tener la omisión del doblaje. Desconocemos si la decisión de no incluir voces (salvo algunos gruñidos) en las escenas que narran el argumento se debe a alguna condición estética o artística, pero de ninguna forma estropea el mensaje que transmite Spector a la hora de condensar más de cuarenta años de vida de Mickey a lo largo y ancho de varios de sus cortos.

Conclusión

Adentrarse en el mundo de fantasía de Epic Mickey es un viaje único, imprescindible para los usuarios que busquen una experiencia a medio camino entre lo visto y vivido en Mario Galaxy y la profundidad esquemática de otros títulos que han obtenido menos reconocimiento social, aunque no por ello deja de ser un videojuego que cuenta con determinados problemas jugables que el usuario debe tener en cuenta. Este mundo que recorre la mascota de Disney puede ser dividido en dos frentes claramente diferenciables: de una mano la parte artística, que se establece claramente en lo más alto del catálogo de Wii por diversas razones (el gusto por el homenaje o el increíble trabajo que se ha realizado con el diseño del mundo en el que tiene lugar la trama); de la otra, extrañas decisiones que se toman en el plano jugable y que entorpecen las buenas sensaciones que deja el global.

La cámara no termina de funcionar como debiera, el argumento, pese a su sencillez, sufre altibajos, elemento éste íntimamente ligado a la montaña rusa en la que se convierte la experiencia jugable en general. Epic Mickey ofrece una de cal y otra de arena en este sentido: si las fases de exploración son divertidas y enriquecedoras, el ritmo de obtención de habilidades es agotador por momentos, siendo imprescindible darle tiempo al juego para que respire, para que muestre todas sus cartas. La obra de Spector no invita a encender la consola para no soltarla durante varias horas, sino más bien a tomar con calma lo que acontece en pantalla, saboreándolo lentamente, sin prisa.

De entenderse Epic Mickey como un homenaje a la vida de Mickey, difícilmente se podría haber mejorado el resultado que ha obtenido Junction Point y Disney en conjunto. No obstante, visto como una experiencia jugable única, sufre de taras que pese a no empañar la excelente calidad que muestra a su llegada a la sobremesa de Nintendo sí que deben ser revisadas para el próximo capítulo de esta supuesta trilogía que Spector pretende construir con el paso del tiempo. Una experiencia épica, ciertamente, aunque quizás unos retoques aquí y allá le hubiesen bastado para convertirse en el mejor juego de la consola y, de paso, también de un año plagado de grandes nombres.

Lo mejor

    * Rendido homenaje a Mickey. Sencillamente impresionante.
    * Un auténtico ejercicio de creatividad a nivel visual.
    * La cantidad y variedad de habilidades que empleamos durante la aventura.
    * Cada caricaturización de los cortos, con su esencia y su particular estilo de juego.
    * Gran vida útil, rejugabilidad… Mickey dibuja su propio mundo.

Lo peor

    * Los altibajos del argumento.
    * La experiencia jugable es una montaña rusa.
    * La calidad visual de determinados escenarios, ligeramente por debajo del resto.
    * La cámara y sus problemas derivados.

Video Trailer
video